Turista en Canadá abrió «de una» caja fuerte cerrada desde los años 70

viral

Turista en Canadá abrió «de una» caja fuerte cerrada desde los años 70

Foto: CHRIS STEAD/CORTESÍA STEPHEN MILLS/BBC Mundo
10 de junio de 2019

¿Suerte? Quién sabe. Lo cierto es que ese turista en Canadá logró hacer más que muchos expertos que lo intentaron. A lo mejor es el destino que le tocaba

La suerte está ahí y la gente se puede conectar con ella en cualquier momento, como le pasó a un turista en Canadá. Mira, él y su familia estaban de paseo en el Museo Vermilion Heritage, en Alberta. Allí hay una caja fuerte que les fue donada en los 90.

Pero nadie la podía abrir. Llamaron a expertos, cerrajeros. Creemos que hasta ladrones para abrirla y no lo pudieron hacer. Por supuesto, la curiosidad de saber qué había dentro crecía y crecía.

Tanto así que decidieron dejar la caja fuerte para que los turistas vinieran y probaran si podían abrirla o no. Y nada que lo lograban.

*Lee también: Guaidó y Capriles estuvieron por los Valles del Tuy

Hasta que llegó Stephen Mills, el turista del que te hablamos al principio.

Y se decidieron por visitar ese pequeño museo en Vermilion. Allí estaba la caja… y su suerte.

La caja era de un hotel llamado Brunswick y databa de 1906. Pero la caja estaba cerrada desde 1970.

El humano es curioso por naturaleza. Y Mills lo confirmó una vez más.

BBC Mundo reseña que Mills, que trabaja como soldador, le dijo al guía que les acompañaba que la caja le parecía «una increíble cápsula del tiempo». «Ni siquiera saben lo que hay dentro», cuenta que le comentó.

Entonces se puso a observar. Los números iban del cero al 60. Y decidió echarle con esta combinación: 20-40-60.

Puso la combinación, giró la manilla y bingo. Lo logró a la primera.

*Lee también: Dignity Museum busca darle visibilidad a las personas sin hogar

«La combinación típica de un candado de clave: tres vueltas en dirección de la manillas del reloj (20), dos vueltas en dirección contraria (40), una en dirección de las manillas del reloj (60). Giré la manilla y abrió», recuerda.

Pero no había nada de valor. Solo un poco de facturas viejas. Aunque al final sí tienen relevancia, pero para el museo.

Para leer la nota completa, pulsa aquí.

Si te gustó, compártela: