Tener mala memoria estaría relacionado con una dieta en la que se consume azúcares y grasas

viral

Tener mala memoria estaría relacionado con una dieta en la que se consume azúcares y grasas

Foto: OCU/Referencial
25 de febrero de 2020

Un estudio realizado en Australia determinó que el comer azúcares procesados y alimentos ricos en grasas saturadas afecta la memoria

Ser olvidadizos o tener mala memoria puede llegar a ser una característica común en varias personas, siendo incluso uno de sus sellos que lo identifiquen y sobresalga de un grupo por tan «incómodo» adjetivo. Sin embargo, un estudio realizado por la Universidad Macquaire en Sydney, Australia, determinó que una dieta basada en grasas y azúcares hace que la gente sea más olvidadiza.

¿Cómo es posible? Según el psicólogo de esta casa de estudios, Richard Stevenson, estos elementos afectan notablemente el hipocampo, la región del cerebro que afecta la memoria y la regulación del apetito. Eso evidencia que no solamente produce en el cuerpo obesidad, diabetes y enfermedades del corazón.

Según refiere Pijamasurf, cuando estamos llenos y nos sentimos satisfechos, el hipocampo «bloquea o debilita las memorias sobre comida». Así que si vemos una torta, este sector impide que recordemos lo sabrosa que es y que vayamos a comer así no quepa más alimento. Ese huequito de «pa’l postre».

*Lee también: OMS alerta sobre eventual pandemia en el mundo por coronavirus

Pero si el hipocampo funciona como no es debido, permite que todo el tiempo pensemos en esa torta o esos dulces -aún así no tengamos hambre- que al final se convierten en antojos que serían constantes. Ergo, comemos más dulces y si le añades inactividad, bingo: obesidad y falta de memoria.

El doctor Stevenson reunió un grupo de 110 estudiantes de entre 20 y 23 años, todos ellos con un peso corporal adecuado a su talla, su edad, su estilo de vida, etc., que además estaban habituados a comer saludablemente, para realizar este estudio.

Dividió el grupo en dos, tomando a sus integrantes sin una metodología propiamente y durante 1 semana, a la primera mitad se le permitió continuar con su dieta, sana y equilibrada; a la segunda, en cambio, se le hizo seguir una dieta «occidentalizada», compuesta casi exclusivamente de «comida rápida», cereales y repostería industrializados y otros alimentos afines.

Al inicio y al final de dicha semana, Stevenson y su equipo evaluaron el desempeño de la memoria de los voluntarios, aplicando una prueba en la que cada persona debía memorizar algunas palabras.

*Lee también: Cúcuta: muere niño venezolano que le suministraron un medicamento equivocado

En un segundo tiempo se les presentó una serie de marcas de cereales industriales para preguntarles si alguno de ellos les parecía especialmente apetecible en ese momento. Cabe mencionar que estas pruebas se realizaron en el laboratorio del psicólogo luego de haberle servido el desayuno a los estudiantes, por lo cual estos estaban satisfechos.

De acuerdo con los resultados obtenidos, los voluntarios del grupo que siguió la dieta «occidental» fueron más proclives a sentir antojo o deseo por los cereales ricos en dulces (aun cuando su hambre había sido saciada). Además, su desempeño en la prueba de memoria fue también menor en comparación con el grupo que siguió la dieta saludable. Según Stevenson, esta tendencia sugiere que, en efecto, el consumo elevado azúcares y grasas afecta negativamente el funcionamiento del hipocampo.

R

Si te gustó, compártela: