viral

¿Sexo con un robot?

16 de septiembre de 2018

No son muñecos inflables, van más allá. Son capaces de dar placer y cada vez más se parecen a un ser humano.

En la actualidad, hay varias empresas que ofrecen androides, potenciados por inteligencia artificial, que son capaces de dar y sentir placer, además de hablar con los usuarios.

Te presentamos a Samantha

La compañía Synthea Amatus, fundada por el ingeniero catalán Sergi Santos, creó a Samantha, un robot equipado por inteligencia artificial que cuesta unos 3.500 euros.

El androide integra un bot con el cual se puede mantener conversaciones y además cuenta con sensores en distintas partes del cuerpo.

Cada vez que se ejerce una leve presión en alguno de esos puntos, la muñeca responde con frases «hot». Incluso emite gemidos de placer cuando se estimula su punto G y llega al orgasmo. O algo parecido… ¿Te atreverías?

En este video de La Vanguardia tienes más detalles.

Con información de Infobae

Si te gustó, compártela: