Estudio revela que mujeres pueden engordar al dormir con luces prendidas

viral

Estudio revela que mujeres pueden engordar al dormir con luces prendidas

Foto: El Confidencial/Referencial
11 de junio de 2019

Increíble cómo funciona el cuerpo humano, con eso de que las mujeres y la luz tienen relación con el peso. A quién se le había ocurrido antes eso

Sabes que siempre hay estudios que determinan tal o cual cosa. Desde beber cerveza o tomar chocolate, hasta que si comes tal alimento a ciertas horas, te va mejor. Siempre el rollo de cuantificar.

Eso es parte del carácter científico del asunto.

Ahora hay otra investigación, pero que involucran a las mujeres y el aumento de peso. Sabes que a ellas les mortifica que le digan «gorditas». Y si se lo dices en su cara, ruega que estén de buenas porque si no….

En fin.

*Lee también: Francia no enviará candidata al Miss Grand Internacional 2019

Investigadoras del Instituto Nacional de Ciencias de la Salud y el Medio Ambiente, en Carolina del Norte, llevaron a cabo un estudio en el que determinaron que aquellas que duermen con la TV prendida o una luz encendida, tienen más chance se subir de peso. Es decir, engordar.

De acuerdo a la agencia AFP, se hizo un estudio en el que participaron 44.000 mujeres a quienes se les hizo seguimiento. ¿Tuvieron que engordar?

Las mujeres fueron clasificadas según su nivel de exposición a la luz artificial durante la noche (ALAN), proveniente de diversas fuentes, como pequeñas luces nocturnas o radios-reloj, hasta luces de la calle, de la televisión o de la propia habitación.

Se tuvieron en cuenta factores como el lugar de domicilio de la persona (rural o urbano), su nivel de ingreso y el peso inicial, con el fin de compararlas a mujeres en situaciones lo más similares posible.

Al final, se encontró que aquellas que dormían con la luz del cuarto o la TV encendida, podían tener un 17% más de riesgo de haber engordado 5 kilos o más.

Las investigadoras sugirieron que la luz podría estar suprimiendo la producción de melatonina, lo que altera el ritmo circadiano y los patrones de alimentación.

*Lee también: Es posible tener orgasmos mientras duermes según un nuevo estudio

Otras posibilidades son que la luz actúa como un «factor de estrés crónico» que interrumpe la liberación de hormonas del estrés como los glucocorticoides, que intervienen en la regulación de la ingesta de alimentos, o que puede haber otro mecanismo en funcionamiento que afecte directamente al metabolismo.

Los autores reconocieron varias limitaciones, incluyendo que los datos fueron autoinformados y que no sabían cuán intensas eran las distintas fuentes de luz. Viste, y después dicen que el engordar viene porque se tomó un refresco.

La alta exposición a la luz también puede «reflejar una constelación» de mediciones de «desventaja socioeconómica y hábitos poco saludables, que podrían contribuir al aumento de peso y la obesidad».

Un estudio que tiene variables un poco difíciles de determinar, pero que podría decir que se va en el «rumbo correcto» de las cosas.

Así que chicas, duerman con la luz apagada.

Si te gustó, compártela: