El «Saroo» inglés dio con su familia biológica tras 33 años de búsqueda

viral

El «Saroo» inglés dio con su familia biológica tras 33 años de búsqueda

Foto: The Times
15 de mayo de 2019

Al igual que Saroo, en la película Lion, el joven inglés estuvo dándole y dándole. Pero a diferencia del filme, «Gary Gatwick» contrató «ayudantes»

¿Lograste ver la película Lion alguna vez? Que es la historia de un niñito llamado Saroo que se pierde y luego es adoptado por una familia en Australia. Después de mucho tiempo, hace una épica búsqueda hasta que consigue de nuevo a su mamá. Es burda de buena y te la recomendamos.

Pero este post no se trata de esa película, sino de una historia parecida que ocurrió en el Reino Unido. En 1986 un niñito de apenas 10 días de nacido, llamado Steve Hydes, fue abandonado en un baño de mujeres de la terminal aérea de Gatwick y su caso causó revuelo.

Tanto así que estuvo en titulares de la prensa de su país y hasta un apodo le pusieron: «Gary Gatwick», que era el nombre del osito con el que lo dejaron tirado ahí. Por supuesto, desde pequeño supo que era adoptado pero eso no le detuvo en saber de sus papás biológicos.

Cuando cumplió 18, decidió hacer la búsqueda por los canales «regulares». Pero no pudo continuar debido a que su expediente en la Policía se perdió. Qué raro. Pero hasta en Londres pasan esas cosas.

Esto parece una historia de novela, pero escrita por Leonardo Padrón.

El hecho de que los expedientes estuvieran quién sabe dónde, no amilanó a Hydes. Parece que le dio fuerza y siguió investigando. Esta vez al contratar a un equipo de genealogistas (suponemos que tiene que ver con árbol genealógico) para que le ayudaran.

Así se habrá «bajado de la mula». Quizás sus papás le colaboraron para desentrañar el entuerto.

15 años después -actualmente tiene 33 años, está casado y tiene dos hijos- logró su meta. Los encontró.

Llegó a saber de su papá y sus hermanos, pero se enteró que su mamá había muerto. Quizás fue ella quien lo dejó ahí en ese baño.

Por lo menos tuvo el consuelo de poderlos ver y saber de su origen. Claro, eso da pie a muchísimas otras preguntas.

Con información de Pulzo

Si te gustó, compártela: