Desarrollan mecanismo para con una mirada saber si estás mintiendo

viral

Desarrollan mecanismo para con una mirada saber si estás mintiendo

Foto: Los40/Cortesía
15 de agosto de 2019

Los científicos de la Universidad de Stirling analizan el movimiento de los ojos al hacer pruebas con rostros desconocidos y que son familiares

Siempre se ha dicho que de acuerdo al movimiento involuntario de los ojos cuando se relata una historia, se puede determinar si se miente o no. Que si es a la izquierda es invento, a la derecha es recuerdo.

Los investigadores de la Universidad de Stirling, en Escocia, desarrollaron una prueba en la que rastrean los movimientos de los ojos y entonces pueden ver, con solo dirigir la mirada a esos órganos, si la persona dice la verdad o no.

*Lee también: Fans de Friends podrán visitar la casa de Mónica y Rachel

El proyecto, llamado ConFace, tiene inspiración de las pruebas que hace la policía de japón para ver si un sujeto es culpable o no de determinado delito. Pero es con computadoras y sigue el movimiento de los ojos.

Ailsa Millen, científica de la Universidad de Stirling, dijo que la gente por lo general miente cuando quiere proteger la identidad de los delincuentes.

«Los agentes usan habitualmente fotografías de rostros para establecer identidades clave en crímenes (…) Los expertos dicen que es difícil ocultar que conocemos a alguien (…) Algunos testigos son honestos, pero muchos son hostiles y ocultan a propósito su conocimiento de identidades», dijo para la BBC.

Llegaron al proceso basándose en la prueba de información oculta, en la que se monitorea cómo van moviéndose los ojos.

*Lee también: Venta de zapatos está «en el mínimo»

En la mayoría, la gente iba apretando de forma correcta el botón de «no» cuando había alguien que no conocía, pero cuando veían una cara familiar, su reacción los delataba. Si trataban de ocultar las cosas, habían más marcadores y sensores de movimiento.

Así se puede captar el mismo y alimentar un algoritmo. Un buen mecanismo.

«El objetivo principal era determinar si los mentirosos podían ocultar el reconocimiento siguiendo las instrucciones para mirar cada rostro, familiar y desconocido, usando la misma secuencia de fijaciones oculares. En resumen, no pudieron», afirmó Millen.

Si te gustó, compártela: