¿Por qué a Mark Hamill lo despidieron de un restaurante de hamburguesas?

showtime

¿Por qué a Mark Hamill lo despidieron de un restaurante de hamburguesas?

Foto: Page Six/Cortesía
17 de junio de 2019

Cuando ves a Mark Hamill piensas automáticamente en dos cosas: Luke Skywalker y el Joker. No te pasaría por la cabeza que lo botaron de su trabajo

Mark Hamill es un actor muy muy especial. No solo porque encarnó al mítico Luke Skywalker en Star Wars, sino por prestarle su voz a muchos dibujos animados como el Joker(Guasón). De hecho, él es la voz oficial del malvado payaso de Batman.

Lo que no te imaginas es que él se propuso llegar un día a darle su voz a un personaje inolvidable. Y así fue, el Joker es el mismo Hamill en persona.

¿Pero por qué esta aseveración a estas alturas del partido? Es sencillo, porque Mark Hamill no fue de buenas a primeras el tronco de actor que es. En sus inicios, estuvo trabajando en un restaurante de comida rápida que se llama Jack in the Box.

*Lee también: Guaidó pide investigar denuncias de corrupción con recursos para la ayuda humanitaria

Su personaje principal: Un payaso.

Mientras buscaba su oportunidad para llegar al estrellato, Mark tenía que vérselas con la parrilla y hacer batidos. Como todo actor que se precie y que tiene inicios duros.

Pero parece que él lo que quería era estar en contacto con el público. Quizás así lo vería un agente y bueno… una cosa llevaría a la otra.

Todo esto lo reveló en el programa de James Corden, nos cuenta Gizmodo.

Así que le dieron la oportunidad de estar en la ventanilla de comida para llevar. Así que cuando le tocó el turno, él se imaginó que era un payaso de verdad y le pedía la orden a sus clientes como tal.

No con la voz normal que sale de esos parlantes nada amistosa y que es burda de impersonal.

«Mi gerente no pensaba que era muy gracioso. Me dijo que me fuera a casa y que nunca volviera. ¡Me despidieron! Despedido por estar en personaje!», expresó.

*Lee también: En Canadá el Cannabis se podrá ingerir en alimentos

Sin embargo, dijo que no se quedaría con esas. Y se propuso ese cuento de la voz para demostrarle al gerente que estaba bien equivocado.

Y ahora es el Joker. ¿Se lo demostró a su exjefe? Quizás sí. El hecho es que la perseverancia y constancia, así como las ganas de superarse lo llevaron lejos.

¡Muy bien, Mark!

Si te gustó, compártela: