Trofeos del extenista Boris Becker son subastados para pagar deudas

jugando

Trofeos del extenista Boris Becker son subastados para pagar deudas

Foto: El Periódico/Archivo
25 de junio de 2019

¡Qué complicado debe ser deshacerte de tus cosas que ganaste con esfuerzo! Así le pasó a Boris Becker por unas deudas milmillonarias en varios países

Cuando toda una generación (la nuestra, la millennial) era más pequeña y veíamos deportes, el nombre de Boris Becker sonaba en todo los noticieros. «El número 1 del mundo, Boris Becker…» y rodaba la nota. De eso hace muchos calendarios.

Y como el tiempo pasa, pero las experiencias tardan en quedar, al tenista alemán le «llegó su cuarto de hora». Pero no es que se haya muerto ni nada. Sino que tras dos años de evitar vender cosas por estar en bancarrota, no le queda de otra que tener algo de «liquidez» y pagar sus deudas.

A partir del 25 de junio, una colección de 82 piezas que incluyen medallas, copas, raquetas, relojes y fotos se van a poner a la venta por la casa de subastas británica Wyles Hardy. Para el 11 de julio se espera la puja de las cosas más costosas.

*Lee también: Sánchez: Nos faltó ese extra de experiencia

Dentro de los «periquitos» que se vio obligado Boris Becker a vender está una réplica de la Challenge Cup que le entregó la Federación Alemana de Tenis tras vencer en 1985 y 1986 de forma simultánea en Wimbledon, así como la medalla de finalista en 1990 obtenida en el mismo Gran Slam.

También hay una copia de la Copa en plata del Abierto de Estados Unidos realizada por la marca de joyas Tiffany, por su victoria ante Ivan Lendl en 1989, de acuerdo al portal Mediotiempo el 24 de junio.

Podemos entender por qué está tan apegado a sus cosas. Las ganó con mucho esfuerzo, pero quizás una vida disoluta y no ahorrativa le puso en este predicamento tan penoso.

Becker, quien tiene 51 años en la actualidad, usó todo lo que tenía a mano. Se declaró en bancarrota y hasta invocó un estatus de diplomático por la República Centroafricana. Según él, había sido llamado ante la Unión Europea con ese país para asuntos culturales y deportivos.

La sorpresa fue cuando desde ese país dijeron que eso era mentira y que el pasaporte que Becker tenía en las manos, era de un lote que se había perdido en 2014. ¿Se le cree al africano o al alemán?

*Lee también: Venezolanos pueden pedir visa de turista en Perú si quieren viajar a Chile

Sin embargo, las autoridades londienses dicen que aunque es muy «rico» el lote de cosas para ofertar, no va a alcanzar para que el tenista germano pague lo que debe.

Pero no es la única vez que vivió esto. Ya él pasó por un cuento parecido en España y hasta en Alemania, donde pagó cárcel.

Pobre Boum Boum. ¿Habrá aprendido algo?

Si te gustó, compártela: