Nicolás Maduro jura ante el TSJ

editorial

Amanecemos este 11 de enero igual, pero todo cambió…

Foto: Foto Agencia EFE
11 de enero de 2019

Hoy, 11 de enero el país amaneció igualito. Los mismos pesares, las mismas angustias, el mismo uso del poder (para quienes lo detentan) pero… No… Todo cambió…

Nada ha cambiado pero todo cambió…

Sí, este 11 de enero amanecieron las mismas colas para el gas, para los productos básicos en los establecimientos donde llegan con precios regulados, para tomar el escaso y destartalado transporte público, para montarse en el lento y atiborrado metro.

Amanecimos sin que alcance el dinero, sin efectivo, con un cono monetario que luce ya desfasado. Con la hiperinflación más alta del planeta. Con las ciudades más peligrosas del mundo. Con la corrupción a niveles que claman al cielo y que olvidan las instituciones. Con el mismo dolar que trepa y trepa a niveles ya impredecibles y un bolívar que cae al subsuelo. ¡Allaaaaa vaaaaa!

Sí, con los niños de la calle. Con los hospitales sin medicinas y los enfermos sin remedio. Con más y más gente saliendo a mares por nuestras fronteras y los que nos quedamos pensando si algún día nos tocará también hacerlo.

Sí, amanecimos igual… Un día más en Ciudad Gótica. Pero todo cambió…

El mundo lo sabe y ayer lo dijo claro y fuerte…

#Ilegitimidad

 

Si te gustó, compártela: