Venezolano con pierna de metal caminó hasta Argentina para inspirar a su hija

cuéntalo

Venezolano con pierna de metal caminó hasta Argentina para inspirar a su hija

Foto: AP /Lujan Agusti
20 de agosto de 2019

Yesile Aranda, de 57 años, decidió hacer el viaje para lograr inspirar a su hija, quien también perdió una pierna

Demostrarse a sí mismo y a los demás que «sí se puede» es una meta que muchos quieren lograr. Y para inspirar a su hija de 23 años, así como a los migrantes, Yesile Aranda, de 57 años, decidió hacer algo muy cuesta arriba: caminar de Venezuela a Argentina con una pierna de metal, debido a la discapacidad motora que padece.

¿La idea? Que sí se pueden alcanzar los sueños a pesar de las adversidades. Por eso dejó San Cristóbal en 2018 y se fue con solo 30 dólares en el bolsillo, un morral en su espalda y su prótesis de aluminio, que le fue donada al igual que los zapatos que usa.

Tras casi un año, Aranda logró llegar a la ciudad argentina de Ushuaia, que es considerada la ciudad más austral del mundo.

*Lee también: Marina de EEUU lista para hacer «lo que sea preciso» en Venezuela

“Yo estoy viviendo mi sueño”, dijo Aranda mientras caminaba hacia un letrero que da la bienvenida a los visitantes. “Invito a la gente a perseguir sus sueños, a conquistarlos, a vivirlos”.

¿De dónde viene?

La historia de Aranda es peculiar. AP cuenta que era conductor de camión y en 2017 tuvo un accidente automovilístico, donde él y su hija perdieron dichos miembros.

Al principio iban a los santuarios religiosos para agradecerle a Dios por darles una segunda oportunidad. Paola, hija de Yesile, perdió su pierna derecha y la izquierda quedó lastimada.

“Quería estimular a la gente y decirles que pueden ir tras sus sueños sin importar su condición”, dijo Aranda. “Hay muchas personas que no tienen ninguna limitación y a veces ni siquiera sueñan”.

Aranda salió a la carretera el verano pasado. Ha recaudado algo de dinero mediante la venta de pulseras, pero sobre todo gracias a la generosidad de extraños pudo completar el viaje de 1.500 kilómetros (9.000 millas) hasta Ushuaia. Planea regresar a Venezuela de la misma manera.

*Lee también: Cifar: producción de medicinas cayó a la mitad respecto a 2018

Lo curioso es que Aranda completó su viaje gracias a la hospitalidad de agricultores, monjes y hasta de un empresario acaudalado. Incluso contó con la ayuda de camioneros, quienes le ayudaron en tramos complicados.

“La mayoría quiere regresar cuando la situación mejore”, dice el viajero. “Yo a mi gente le digo que tenga fortaleza. Todo se puede en esta vida y algún día volveremos a ser un país libre”.

El venezolano planeó originalmente cruzar un tramo de Chile de camino hacia Tierra del Fuego, pero varias veces se le negó una visa por no tener pruebas de que abandonaría el país.

Si te gustó, compártela: