Roma prohíbe sentarse o comer en la escalera de Trinidad de los Montes

cuéntalo

Roma prohíbe sentarse o comer en la escalera de Trinidad de los Montes

Foto: Wikipedia
7 de agosto de 2019

Las autoridades de Roma alertaron que las multas pueden llegar a los 400 euros

La escalera de Trinidad de los Montes es una de las joyas arquitectónicas de Roma y las autoridades de la capital de Italia prohibieron comer y sentarse allí. La ordenanza prevé la prohibición de instalarse en lugares públicos vestidos en forma «indecente» y exige mantener el «decoro».

Incluso, esta orden se extiende a todos los monumentos, «al patrimonio histórico, artístico y arqueológico» de la ciudad, incluidas también las fuentes y escaleras. Aquellos que incumplan la regla, deberán pagar altas multas.

Según AFP, las sanciones pueden ir desde 150 a 400 euros.

*Lee también: Rafael Ramírez: la ONU es el único ente que puede sancionar a un país

La escalinata, con vista a la Plaza de España, es uno de los sitios turísticos más famosos de Roma y en septiembre de 2016 fue reabierta tras un año de limpieza extraordinaria financiada por Bulgari. Así pudo recuperar su color original y ponerla tal como la proyectó el arquitecto Francesco de Sanctis, entre 1723 y 1726, por iniciativa de Francia, propietaria de la iglesia.

El martes 6 de agosto, la policía utilizó pitos para advertir a los turistas que no pueden sentarse en los famosos escalones, localizados en una zona privilegiada del centro histórico.

Compuesta por 135 escalones repartidos en tres niveles, no había sido restaurada en 20 años.

Después de las labores, surgió una verdadera controversia en Roma entre aquellos que pedían el cierre nocturno, temiendo el regreso de las personas sin hogar y los vendedores ambulantes, y aquellos que se oponían.

*Lee también: Hombre documenta su rescate tras estrellarse en desierto de Quebec

El presidente del grupo Bulgari, Paolo Bulgari, cuya tienda se encuentra cerca, reconoció que estaba «preocupado» por un probable regreso de los «bárbaros», los vendedores ambulantes.

Sin embargo, la alcaldesa Virginia Raggi decidió que la escalera permanecerá accesible día y noche para el público y prometió hacer todo lo posible para evitar la degradación del monumento con un aumento de los controles policiales.

Si te gustó, compártela: