VITILIGO.

cuéntalo

La micropigmentación se presenta como una alternativa para el vitiligo

Foto: REFERENCIAL.
3 de junio de 2019

Su objetivo es corregir, modificar y embellecer determinados rasgos.

El vitíligo, también conocida como leucodemia, es una enfermedad cutánea, crónica y no contagiosa, que provoca la formación de «manchas» o áreas pigmentadas en la piel que ha causado inseguridad en las personas que la padecen.

Como no hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista, el transcurrir de los años ha traído consigo una alternativa a este problema: la micropigmentación. «Este procedimiento trabaja con técnicas de camuflaje en varios tonos de color que se mezclan entre sí y se implantan por medio de agujas. De esta forma, se logra igualar el tono de la piel en tan solo tres sesiones, comenzando desde la parte más clara de la piel», explicó la especialista en dermatocosmiatria hospitalaria y micropigmentación paramédica, Raquel Díaz Casado.

El objetivo de esta solución es corregir, modificar, embellecer y equilibrar de forma semipermanente determinados rasgos faciales o corporales a nivel epidérmico.

Además, acotó Díaz que esta opción «no es dolorosa y no tiene ningún efecto secundario siempre y cuando se trabaje correctamente. Es una técnica muy superficial, por lo cual no conlleva a que el paciente tenga algún tipo de sangrado o hematoma».

Acotó que es importante que cada paciente, después de ser sometido a la técnica, espere a que el tejido cicatrice correctamente por unos 40 días para que la piel se regenere y reconozca el pigmento y recomendó que luego de un tiempo, realizar un reforzamiento. Asimismo, detalló que «se necesitan tres sesiones o algunas más para lograr un resultado natural que puede tomar de tres a cuatro meses».

Advirtió que no se puede utilizar ningún tipo de maquillaje y protegerse del sol sin utilizar protector solar las primeras seis semanas después del procedimiento y lavar la zona intervenida después de 48 horas de haberse realizado el procedimiento. «Es importante aclarar que es un tratamiento temporal, pues los pigmentos implantados se van absorbiendo con el tiempo. Su duración dependerá del estado emocional del paciente», concluyó la especialista.

Con información de El Universal.

Si te gustó, compártela: