El rejuvenecimiento facial se encuentra en el espacio

cuéntalo

El rejuvenecimiento facial se encuentra en el espacio

Foto: Foto referencial
17 de abril de 2019

A través de un estudio La NASA reveló que un astronauta logró rejuvenecerse tras durar casi un año en el espacio.

La vida nos ha enseñado que todo es ensayo y error y que los experimentos están a la orden del día. La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio, conocida comúnmente como la Nasa, recientemente hizo un estudio para determinar cuáles serían las posibles secuelas con las que contaría un individuo que vive en el planeta Tierra a diferencia de otro que se encuentre en el espacio. Los resultados se desarrollaron entre 2015 y 2016 pero se dieron a conocer hace unos días.

Estudio de los Gemelos o Twin Study es el nombre de la investigación que le fue realizada Mark y Scott Kelly, un par de mellizos de mediana edad, que estuvieron bajo este estudio durante 340 días en los ambientes mencionados. Los especialistas observaron el impacto que cada uno de ellos tuvo en el funcionamiento y aspecto del cuerpo de los implicados.

Por su parte, Scott mostró resultados esperados como la pérdida de densidad ósea, alteraciones en la microbiota, aumento en marcadores de inflamación y cambios en la estructura del globo ocular. Sin embargo, contó, además, con rejuvenecimiento corporal, cuestión que no se esperaba, al igual que cambios genéticos que los científicos no han logrado explicar.

Una de las grandes sorpresas de Mark es que contó con cambios en sus telómeros, los cuales son los extremos que tienen los cromosomas considerados como escudos protectores del ADN de nuestras células y que están asociados al envejecimiento y al aumento al riesgo de enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer, mientras que en el caso de su hermano, los telómeros en sus glóbulos blancos se alargaron durante su estadía en el espacio, hecho, hasta ahora, inexplicable.

Según explica la investigación publicada de la NASA, los telómeros tienden a acortarse a medida que envejecemos, pero el estilo de vida, el estrés y las exposiciones ambientales también pueden afectar la velocidad a la que se produce el acortamiento. En el caso de Scott, el estudio reveló que una vez que volvió a la Tierra sus telómeros sufrieron un acortamiento rápido y ahora son más cortos que antes de la misión, por lo que podría aumentar el riesgo de un envejecimiento más rápido.

Con información de Miami Diario.

Si te gustó, compártela: