En Alemania hacen tazas de café… de café

cuéntalo

En Alemania hacen tazas de café… de café

Foto: Alright Mankind/Cortesía
19 de julio de 2019

¡Qué buena idea usar la borra del café! Es un producto que es desechado porque ya perdió su utilidad, aunque estas personas le vieron otro ángulo.

El tema del cambio climático puso a la gente a pensar en dejar a un lado el uso del plástico. Este material, como ya sabes, puede tardar como mil años en degradarse. Ahora los mares están plagados de residuos que nosotros echamos a la basura y que hay muchos que terminan en el mar.

Eso afecta a los peces, que se los comen y al final nosotros comemos plástico. Por ende, nos intoxicamos igual que el pescado que comemos.

Una compañía alemana llamada Kaffeform se puso a reflexionar al respecto. Pensando en todo lo que botan esos establecimientos en vasos desechables, removedores y eso, le dio «duro» al cerebro y creó algo diferente.

*Lee también: Con 288 atletas Venezuela afrontará los Juegos Panamericanos Lima 2019

Tiene que ver con unos vasos más biodegradables que el mismo papel, para que los mismos puedan llegar a la tierra y sea más beneficioso para todos.

Kaffeform creó una forma de poder crear vasos usando la borra del café. O mejor, los granos que quedan de residuos del café. Estos son retutilizables y burda de ecológicos. Su color, como parece obvio, es marrón.

Según Nation, el creador de estos vasos, Julian Lechner, comenzó con la idea de reciclar estos residuos en 2009.

Pero no solo Lechner con su empresa fue el que se «echó» al agua. La startup Crow Cycle Courier Collective se asoció con él para hacer este producto. Juntos recolectan todos los desechos de café en Berlín para llevarlos a un lugar para secarlos.

*Lee también: Apple podría volver a usar su logo multicolor en sus productos

Una vez que están secos, se colocan en unos moldes donde se les da la forma deseada y se les aplica calor y presión. El resultado es un vaso o una taza completamente biodegradable.

¿El resultado? Algo hermoso. Además que ahora 20 cafeterías en la capital alemana y más de 150 distribuidores en Europa se abren al cambio y tienen tazas hechas con café.

Si te gustó, compártela: