Apagón Venezuela

el país

Una pareja se da «el sí» en San Martín en medio del apagón en Venezuela

Foto: ViajeJet
11 de marzo de 2019

Eso de que uno brilla con luz propia es muy cierto. Y una pareja en San Martín lo demostró el 7 de marzo al casarse en medio del apagón

Imagínate esto. Que tienes tu boda planeada para el 7 de marzo en la noche. El amor inunda el ambiente parta ti y tu pareja. Todo está listo. Ambos se están arreglando para la noche más memorable de tu vida.

Son apenas las 4:00 p.m. cuando la luz falla. Te dices a ti mismo: «tranquilo, esto es cuestión de dos horas nada más». Te vistes y te pones «pepa».

Y todo sigue normal. Bueno, prendes una velita para terminar de arreglarte. E ir a la iglesia para poder casarte con la persona que amas. Es aquí mismo en San Martín. Soy medio «parroquia». Seguro la luz llega en un rato.

Llegas al templo y ves cómo la tarde apaga sus últimos rayos de luz. Pero la electricidad sigue sin llegar. «Quizás el problema es más grave de lo que pensé», dices. Te resistes a ver Twitter en los vestigios que quedan de señal en tu teléfono pero no hace falta.

Alguien en la iglesia echa el cuento de lo que pasó. Una falla en el Guri. La hidroeléctrica que le da vida al 70% de Venezuela, falló.

«En la torre», por no decir cómo es la cosa en serio. Empiezas a decir qué hacemos. Preguntas, no sabes si puedes reservar capilla cerca. Tienes todo pago. Hasta llamas a tu pareja y preguntas. «Qué hacemos».

La primera decisión trascendente en un matrimonio a punto de consumarse… o no.

Hablaron por teléfono. Y dijeron: «la boda va».

Así, en medio de cacerolazos, protestas, consignas contra Nicolás Maduro y bajo la luz de linternas y velas, una pareja en San Martín se unió ante los ojos de Dios. Prueba de que un matrimonio está en las buenas y en las malas.

“Aunque esta noche estemos a oscuras, Esto no debe apagar la luz del amor que ustedes se tienen. En un tiempo donde casi nadie mantiene la esperanza, ustedes hoy la mantuvieron», así les dijo el párroco.

Y sí, la esperanza es lo último que se pierde.- Fue lo que quedó de la mítica Caja de Pandora.

*PD es una crónica inventada de lo que pudo haber sucedido ese día con el apagón. Lo cierto es que se casaron.

Si te gustó, compártela: