Maduro recibe entre vítores la reforma de la Ley Orgánica de la FAN

el país

Maduro recibe entre vítores la reforma de la Ley Orgánica de la FAN

Foto: Prensa Presidencial
4 de febrero de 2020

Reiteró que se están entrenando mercenarios en Colombia por la anuencia del gobierno colombiano, presidido por Iván Duque, para enviarlo a Venezuela y hacer ataques terroristas

El presidente Nicolás Maduro recibió este lunes la reforma a la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional, en la reconoce a la Milicia como un componente más del ente castrense y que «concreta» el concepto de unión cívico-militar.

Indicó que el instrumento legal cuenta con siete títulos, 23 capítulos, 30 secciones y 190 artículos, haciendo la comparación que la reciente ley modificada tenía 172.

Afirmó que se «trabajaron ejes importantes» como el fortalecimiento del carácter de la unión cívico-militar, el sistema defensivo territorial de las zonas y redes de defensa integral, la organización interna, la carrera militar y el fortalecimiento del talento humano. Se establecieron cambios en los rangos militares, como por ejemplo en la Armada, donde los cadetes se graduarán como tenientes de corbeta y hacer una especie de homologación con los demás componentes.

Aprovechó para anunciar los primeros ejercicios militares de 2020, donde participará más activamente la Milicia, con la defensa de todas las ciudades del país. Para eso, ordenó un despliegue de todos los equipos disponibles para realizar esta acción y poner en práctica el recién articulado aprobado el próximo 15 y 16 de febrero.

*Lee también: Fujimori trasladado de emergencia por problemas respiratorios

Por otro lado, resaltó que para impulsar a Hugo Chávez a la presidencia del país hace más de 21 años hicieron trabajo de calle en los barrios para concienciar a la población por un cambio, en vez de lo que hace la oposición en Miami «para hablar pistoladas como un bobolongo», en referencia a la gira que hizo el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, EEUU donde se reunió con la diáspora en esa ciudad de Florida.

«Ustedes no saben qué es ser presidente. Pero un presidente de verdad. No como un bobolongo, que es presidente de Narnia. Yo puedo con esto y con más, pero no puedo hacerlo solo. A veces digo estas cosas y que hay quienes piensan que no es con ellos, pero es con todos», espetó.

Además, dijo que mientras la derecha «sigue con su bobolongo haciendo el ridículo y vendiendo la patria imaginaria en la que está, robando al país, nosotros avanzamos. No perdamos tiempo».

Mencionó que en días pasados, un buque de guerra de Estados Unidos «empezó a pasear en la rayita» de las aguas territoriales venezolanas y al recibir la petición de los oficiales de la Armada de perseguir a la embarcación para alejarlos, ordenó llevar a cabo las medidas pertinentes para que la nave se fuera. «Así se hizo y el barco se fue. Barco gringo, fuera de aquí», señaló y dijo que en esas circunstancias ha demostrado tener nervios de acero, informó TalCual.

Reiteró que se están entrenando mercenarios en Colombia por la anuencia del gobierno colombiano, presidido por Iván Duque, para enviarlo a Venezuela y hacer ataques terroristas a bases y equipos venezolanos, pero dijo que «más temprano que tarde los vamos a capturar». Indicó que debido a las «agresiones» recibidas desde el exterior, ha tenido que tomar medidas para enfrentarlas y proteger rubros como la salud, la educación, las viviendas y el ingreso con políticas socioeconómicas para defenderse y luego «remontar la cuesta».

*Lee también: Tres aspirantes a las FAES robaban uniformados y con pistola falsa

Advirtió que aunque hay «muchos problemas causados por (Donald) Trump», otros tantos son causados en el país y en muchos casos la responsabilidad es de «muchos burócratas, de muchos minimalistas infiltrados en cargos clave donde se crean problemas, «que detectamos y resolvemos».

Reveló que en ese sentido, en 2020 viene pidiendo realizar «grandes cambios en el gobierno y en los poderes públicos» y juró que dará el ejemplo en esas reformas que quiere impulsar -pero que no dijo cuáles eran- para dirigir al país en los cambios que se necesitan y las rectificaciones necesarias. «Me voy a poner al frente y que nadie se queje, que nadie lloriquee», señaló.

R

Si te gustó, compártela: