Florece en Caracas una exótica palma que solo lo hace una vez en su vida

venezuela

Florece en Caracas una exótica palma que solo lo hace una vez en su vida

Hillary Guzmán21 de enero de 2022

La palma fue sembrada hace unos 50 años

En el Jardín Botánico de la capital venezolana comienza a florecer una palma de Ceilán, una planta cuyos frutos pueden verse una sola vez en su vida. Luego se marchita y muere.

Originaria del sudeste asiático, la palma de Ceilán, de unos 22 metros de altura, que hoy florece en la nación sudamericana fue sembrada hace unos 50 años.

“Esta palma tiene una característica: es una palma que tarda muchísimo en florear, mínimo 30 años. Entre 30, 40, 50 años y hasta 80 años”, explicó a la Voz de América Mauricio Krivoy, director del jardín.

“Hace una floración masiva, de más de tres millones de flores, pero es una palma (de las) que se conocen como monocárpicas, que significa que florean y fallecen”, agregó.

Las espiguillas amarillas que apenas nacen se podrán observar mejor en febrero, cuando ocurra el total florecimiento.

Ubicado al margen de la autopista que conecta este y oeste de Caracas, el Jardín Botánico es uno de los puntos más verdes de la ciudad, con 70 hectáreas de extensión.

“Es muy alentador”

La instalación cuenta actualmente con 80 empleados y a pesar de que ha sido víctima de robos y vandalismo los últimos años, lo han ido recuperando.

“Lograr ver esta floración en momento de franca recuperación del Jardín Botánico es muy alentador en la ciudad”, asegura Krivoy.

La floración de la palma ha despertado el interés de aficionados.

“Para esta ciudad, que tiene tantos problemas ahorita, esto es un oasis”, segura Magaly Catanese, una visitante, a la VOA.

Entre tanto, Carolina Acevedo, otra ciudadana consultada, señala: “Una planta de tantos años para poder florear y que ahorita lo esté haciendo, en plena pandemia, con toda la situación que hay, es digno de apreciar y disfrutar”.

El espectáculo botánico contrasta con el estado de algunos espacios del jardín, declarado Patrimonio de la Humanidad en 2001 y que forma parte de la Ciudad Universitaria de Caracas.

El presupuesto para mantener sus instalaciones es de apenas 6 dólares anuales, pero han tratado de recuperarlos con apoyo gubernamental y de instituciones privadas.

VOA.

Si te gustó, compártela: