Covid-19 en Venezuela: solo el dólar salva

el país

Covid-19 en Venezuela: solo el dólar salva

21 de septiembre de 2020

Un día de atención en clínica privada, incluyendo terapia respiratoria, exámenes de laboratorio, y otros conceptos básicos puede rondar los 1.800 dólares. Muchas pólizas «dolarizadas» se pulverizan rápidamente

El virus del Covid no es tan democrático como alguna vez lo pintaron, ni para enfermarnos ni para curarnos. A medida que avanza la pandemia se va constatando en diversos países que las tasas de contagios tienden a ser mayores en las zonas más empobrecidas y, por supuesto, las desigualdades sociales también determinan el grado de acceso a servicios de salud fundamentales para lidiar con la enfermedad.

En Venezuela se da la paradoja de un sistema político declarado socialista que, sin embargo, ha tenido muy poco éxito en “socializar” la salud. Nada que ver con los modélicos servicios de asistencia del socialismo moderado europeo, y ni siquiera con los avances en esta materia de  Cuba.

Al amparo de los petrodólares, hasta hace unos años muchas de las necesidades se satisfacían a través de clínicas privadas, con pólizas de seguro en bolívares relativamente accesibles. Una parte considerable de esta últimas eran costeadas por el estado venezolano, como parte de los beneficios a los empleados públicos. En paralelo, los planes de mejoramiento del sistema hospitalario consumían, en beneficio de la corrupción y no de la salud, ingentes cantidades de dinero.

Las pocas opciones de acceso a buenos servicios de salud, finalmente fueron pulverizadas por la crisis económica y por una inflación que batió records mundiales. Las pólizas en bolívares se volvieron “sal y agua”. Progresivamente, las aseguradoras desarrollaron productos para la delgada franja de la población que, a pesar de todo, pudo conservar ingresos con poder adquisitivo estable; es decir, en divisas o su equivalente “al cambio”. Buena parte de estos privilegiados, no obstante, apenas alcanzaron a contratar pólizas con una cobertura bastante limitada. Y el Covid-19 llegó para demostrarlo.

Llamadas de auxilio

A medida que el virus se propaga por el país, cada vez más aparecen llamados de auxilio, sobre todo en las redes sociales, de personas que no alcanzan a cubrir los costos del tratamiento por la enfermedad.

Un día de atención en clínica privada, incluyendo terapia respiratoria, exámenes de laboratorio, y otros conceptos básicos puede rondar los 1.800 dólares. Así, por ejemplo, un venezolano que haya adquirido una “modesta” póliza con una cobertura de 10.000 dólares, tiene muy poco margen para sobrellevar un agravamiento de la enfermedad.

¿Y si no hay seguro? En un caso documentado por eldiario.com, los familiares de una mujer contagiada relatan que en las clínicas privadas de Caracas llegaron a exigirles 20.000 dólares solo para admitirla. La paciente finalmente murió sin recibir atención.

El gobierno de Nicolás Maduro dice haber habilitado 46 hospitales con 23.000 camas para contagiados con coronavirus. Sin embargo, son muchos los testimonios de quienes han acudido sin éxito a los llamados “hospitales centinela”, designados especialmente para atender a los posibles casos de Covid-19. Pese a las cifras de contagio oficiales relativamente bajas, los servicios de atención dispuestos ya no se estarían dando abasto. Otros enfermos ni siquiera tocan la puerta, pues tienen miedo de ingresar al sistema público.

¿Cobran mucho nuestras clínicas privadas por atender a los enfermos de coronavirus? Indudablemente son tarifas fuera del alcance de la inmensa mayoría. Sin embargo, para quienes gusten de comparar con los “precios internacionales”, cabe decir que son bastante menores que en los Estados Unidos, donde un caso grave con tres semanas de hospitalización puede traducirse en una factura cercana a los 100.000 dólares.

Mejor sería, sin duda, compararse con otros países desarrollados donde enfermarse no es un drama económico, pues sus robustos sistemas de seguridad social brindan atención universal, oportuna y de calidad. ¡Qué lejos estamos de eso!

Si te gustó, compártela: