Arrestan a mujer en Carabobo por el «castigo» que le dio a su hija

el país

Arrestan a mujer en Carabobo por el «castigo» que le dio a su hija

Foto: Decorocomoloko/Referencial
24 de junio de 2019

¿Hay acaso un castigo que sea «ejemplar»? Lo que puedes es causarle daño psicológico y físico si recurres a acciones que impliquen la fuerza bruta

Cuando se habla de castigo a los niños es, principalmente, sancionarlos por algo que no deben hacer. La metodología variaría de acuerdo a los padres. Algunos usan psicología y les prohíben salir a jugar con los amigos o no ver TV. Otros, argumentan que un «golpecillo» a tiempo evita malas conductas más adelante.

Pero hay gente que se pasa. Hay unos que dan no un «golpecillo», sino una redoblona a los chamos para que dejen de hacer determinada acción. Y eso está mal. Puedes causarle lesiones físicas y psicológicas.

*Lee también: Guaidó: Bachelet está insistiendo en la liberación de los presos políticos

Quizás la situación actual de Venezuela hace que ese «castigo» se «pase de maraca». Podemos entender que la plata no alcanza, pero no para hacer lo que hizo Paola Rafaela Santaella Flores, de 21 años, en Los Guayos, estado Carabobo, según cuenta El Carabobeño el 22 de junio.

Santaella Flores vive específicamente en la urbanización Alicia Pietri de Caldera y con ella vive su pequeña hija.

La chamita tenía hambre y como cosa de muchachos, se comió un queso que la mamá tenía no sabemos para qué. Pero lo más probable es que era parte esencial de la comida diaria o semanal.

A Paola Santaella no se le ocurrió mejor idea que darle un castigo. Pero no fue una nalgada o golpe. Sino que agarró, suponemos que con rabia, calentó una cuchara de metal y quemó a su hija en la boca y los labios.

*Lee también: La pelea entre Justin Bieber y Tom Cruise parece que sí va

Quizás los gritos de la niña alertaron a la comunidad, quienes deben haber llamado al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) para ver lo que ocurría.

Cuando los agentes vieron, sacaron cuentas. Por ese «castigo», arrestaron a la mujer.

¿Y no es para menos? Es un castigo excesivo por comerse un pedazo de queso que estaba en la nevera.

Si te gustó, compártela: