Venezuela apagón

el país

Apagón general en Venezuela deja al descubierto algo más oscuro

Foto: Vía: @jjjchm
11 de marzo de 2019

No es solo el apagón de tales magnitudes, que en ningún país del mundo sucede a menos que estén bien fregados como en una guerra. ¿Pero qué más hay?

El caos se apoderó de Venezuela desde el jueves 7 de marzo. Por primera vez la capital del país vive uno de esos apagones de los que las regiones denuncian. Uno de esos largos, prolongados, en donde se pierde comida, muere gente en los hospitales. Es terrible, la verdad.

Los riesgos sanitarios aumentaron enormemente sin tener agua. La gente como que se volvió loca y empezaron a saquear y prueba de ello fue el Central Madeirense de Concresa, que lo saquearon hasta dejarle el blanco de los estantes.

Sin comida en los hospitales, sin electricidad. Mira la gente que murió por falta de luz en todo el país. Para mi, el número de víctimas es incalculable, aunque se empeñen en negarlo.

Llegué a ver un mapa de Venezuela del jueves en la noche. Y parecía la Amazonía. De verdad que es una desidia.

Esto parece esa película que se llama «Ceguera», que está basada en el libro del autor portugués José Saramago, «Ensayo sobre la ceguera».

La gente buscando señal en las autopistas, tratando de comunicarse con sus seres queridos en el exterior. Y gastando el combustible que apenas hay en la ciudad. Si eso es aquí, imagínate lo que es en el interior.

Incluso. Un caso puntual. En la plaza Los Palos Grandes pusieron un módulo de carga solar para celulares. Pero había pasado inadvertido. Estos días, invadido por la misma cultura «bachaquerística» de la comida. La cola, los amigos de los amigos, la gente que controlaba la carga.

Además, los negocios también especulando. Abrieron, sí. Pero te cobraban en efectivo o en dólares. Sí, sabemos que en Venezuela estamos dolarizados. ¿Pero todos los venezolanos tienen para pagar en billetes verdes?

Ah no, pero el Gobierno diciendo que es un sabotaje, que si fue Marco Rubio con una app de teléfono, que si se infiltraron en el «cerebro» del Guri (nuestra represa hidroeléctrica)… ¿Quién se cree eso?

Además, haciendo cadenas y cadenas para la gente que en muchos casos no lo escucharon. Ya sea por falta de luz, energía o porque ya no más de eso.

Todo apunta más bien a una falta de mantenimiento generalizada, esa misma que han venido denunciando desde hace tiempo los expertos en luz.

Esos reales, destinados a esto, los tienen los exministros de Chávez que «espalillaron» esas cuentas. Ahora se las dan de sanos. Hay otros que no les quedó remedio y empezaron a colaborar para mitigar su pena.

Pero eso sí. Lo que abundó estos días -y quizás en toda Venezuela- fue el nuevo grito de: Maduuuuuro…. Ponle tú la respuesta.

Y si te pones a ver, quizás no hemos aprendido nada. A nivel de edificios, la gente hacía todo sin controles, sin permisos. Solo el más fuerte sobrevive. Entonces ¿qué sociedad estamos construyendo? ¿Donde un vecino no es capaz de ayudar a los demás?

La base de la convivencia se fracturó en Venezuela. ¿Una misión humanitaria puede recuperar eso?  No lo creo.

El cambio debe venir por cada uno de nosotros. No porque venga de fuera.

Si te gustó, compártela: