Tinder

el mundo

Tinder en Rusia se niega a darle datos de las citas al Gobierno

5 de junio de 2019

Tinder se puso duro ante Rusia para evitar darle una lista de usuarios al «Conatel» de ese país. Todo es por el tema de tensión entre Moscú y Washington

Rusia está «piky» con la censura. Primero con la película de Elton John, a la que le quitaron todo lo «jugoso» del film. Ahora la tiene agarrada con Tinder. Parece que el «Conatel» de Moscú, Roskomnadzor, metió a la app en un «registro especial» para estudiarlos a fondo.

Hasta incluso que le pidieron las listas de los usuarios en ese país, cosa a la que Tinder obviamente se negó a dar esa información.

El lunes 3 de junio, Roskomnadzor informó de que Match Group, propietaria y operadora de Tinder y otros sitios web de citas y chats en línea, fue incluida en el registro para proveedores de servicios de datos el pasado 31 de mayo, tras haber proporcionado los datos necesarios.

*Lee también: Oposición en Trinidad y Tobago critica censo a venezolanos

«Hemos recibido una solicitud de registro de las autoridades gubernamentales rusas. Nos hemos registrado a fin de cumplir la ley», señaló a la agencia oficial TASS.

Terrible que empiecen a controlar las citas en Rusia.

Este caso causó preocupación entre los usuarios, si bien Tinder no es la primera aplicación que afronta este tipo de exigencias de parte de Rusia, que ha incluido a 175 empresas en el registro. Otras empresas como Telegram, el Facebook ruso, WeChat, Badoo, Yandex y Mail.Ru, están en la lista.

La ley sobre información, tecnologías de información y protección de información obliga a los proveedores de servicios en Internet a almacenar los datos sobre la recepción, transmisión y el procesamiento de datos de voz, textos, fotos, sonidos, vídeos y otros mensajes electrónicos, así como información sobre sus usuarios, de acuerdo a EFE.

*Lee también: Cifras de espanto, más de 500 mil venezolanos emigraron en los últimos tres meses

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, defendió que no se trata de restringir las libertades de los internautas rusos, pero organizaciones internacionales y activistas temen que la ley pueda restringir el acceso a internet de manera similar que en China, ya que la interpretación del término puede ser muy amplia.

Si te gustó, compártela: