VIH cura

el mundo

Seis lugares están cerca de erradicar el VIH de su territorio

24 de julio de 2019

¿Creías que el VIH era imposible de erradicar? Parece que no, ya que estas seis locaciones tienen una receta efectiva contra este flagelo

El Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) ha causado daño en todo el mundo. Pero no solo físico, sino también psicológico a las personas que lo padecen, como a los que están en su círculo diario.

Desde que apareció, mucho se ha luchado para erradicarlo. Casi había sido una tarea imposible, pero seis lugares en el mundo están cerquita de poderlo hacer. Lograron avances importantes en la lucha contra esta enfermedad y sus técnicas podrían ser un modelo a seguir.

¿Y cuáles son esos lugares?

*Lee también: Panamá se une al «club» de los países que prohibieron las bolsas plásticas

Según un artículo de EFE publicado por El Estímulo el 23 de julio, Tailandia, Malaui, Rakai (Uganda), Sídney (Australia), Londres (Inglaterra) y San Francisco (Estados Unidos) son los primeros sitios a nivel global que han alcanzado el objetivo 90-90-90 planteado por Onusida para 2020.

Eso es todo un logro, pues han logrado y hasta pasado el programa que contempla un 90 % de diagnósticos, un 90 % de personas con VIH en tratamiento y un 90 % con carga viral indetectable.

Así que sí es posible.

“Este reporte muestra que terminar con el VIH no debe estar limitado a aspectos geográficos o demográficos”, señaló Greg Millett, vicepresidente y director de políticas públicas de la Fundación Americana para la Investigación contra el Sida (amfAR).

¿Cómo lo hicieron? Bueno, parece que se basaron en cuatro ejes fundamentales: Uno de ellos es hacer campañas de prevención y una prueba de VIH, sobre todo en los grupos afectados. También tiene que ver el acceso al tratamiento gratuito, circunsición masculina, reducción de daños y en lo previo antes de adquirir la enfermedad.

*Lee también: Avengers: Endgame es la película más taquillera de la historia

Aunado a ello, sus políticas públicas de salud están basadas en los derechos humanos y apoyo social junto con programas para combatir el estigma y la discriminación.

¡Qué bien! Eso es un avance para una sociedad verdaderamente igualitaria.

La OMS puede colaborar con una campaña masiva y casi que obligatoria.

Si te gustó, compártela: