Tokio metro manoseo

el mundo

Policía de Tokio inventa app para minimizar la «manoseadera» en el metro

Foto: The Objective
22 de mayo de 2019

El tema del sexismo y el abuso a las mujeres es en todo el mundo. En Tokio quieren al menos minimizar que estas cosas ocurran para que haya tranquilidad

¿Qué hay de las historias en el Metro? Ahí se escucha que pasa de todo. Desde los que piden plata, los Metro-Boys, los choros, hasta gente que come en el vagón, parejas que se dan los besos y una de las cosas que pasa full: A las mujeres que les meten mano en ese berenjenal de gente.

Y eso es como creepy cuando te están narrando el cuento. «Llegó un bicho burda de feo y me lo recostó. Hasta me manoseó». De pana que es desagradable y el viaje a tu destino puede convertirse en un tremendo calvario.

Epa, pero no es solo en Venezuela. En países del primer mundo como Japón también pasa. Tiene a sus «depravaditos». Sobre todo en Tokio.

Pero la Policía de la capital se puso las pilas con esto. Así les pueden ayudar a minimizar la manoseadera y además dejar a esos panas en ridículo. Crearon una aplicación para el teléfono móvil que dice «para», lo que hace que esos tipos «zapateen para otro lado» en las horas pico.

Esta app, según una responsable del departamento de la policía llamada Keiko Toyamine, ha sido descargada más de 237.000 veces, lo que consideran que es  «una cifra inusualmente elevada» para un programa de servicio público. Y no solo eso, es tan popular en las mujeres «que cada mes hay unos 10.000 abonados más».

Es todo un éxito.

Hace tres años se lanzó Digi Police para informar a los ancianos y a sus familias sobre cómo protegerse de las estafas. Más tarde añadió otra contra los hombres que se restriegan contra las mujeres cuando los vagones están llenos de gente.

Muchas veces las víctimas se asustan burda y no piden ayuda, sobre todo porque en Japón está mal visto hablar en el metro, donde los viajeros no apartan la mirada de los teléfonos. «Con Digi Police -afirma Toyamine- pueden alertar a los otros pasajeros permaneciendo en silencio».

Los que cometen estos delitos se exponen a seis meses de cárcel y a una multa de hasta 500.000 yenes (4.000 euros, 4.460 dólares). En caso de violencia o amenazas puede llegar a diez años de prisión.

Otra de las soluciones para evitar a los «morbosos» es la creación de vagones solo para las mujeres en las horas pico, al igual que colocar cámaras en las líneas donde hay más problemas de ese tipo.

Punto para los nipones.

Con información de AFP

Si te gustó, compártela: