Organizaciones internacionales rechazan designación del CNE por el TSJ

el mundo

Organizaciones internacionales rechazan designación del CNE por el TSJ

Foto: Centro de Comunicación Nacional
17 de junio de 2020

El gobierno de Nicolás Maduro respondió a la postura de la Unión Europea, diciendo que sus declaraciones eran «insólita»y acusaron al grupo de veintisiete de “entrometerse”

El Grupo Internacional de Contacto (GiC) y el Grupo de Lima expresaron su repudio, como lo hiciera la Unión Europea, de la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de designar a los rectores del Consejo Nacional Electoral.

Para el GiC, la sentencia del TSJ lo que hace es socavar la credibilidad del Poder Electoral y de las próximas elecciones que se van a realizar en Venezuela y por ello, exhortó a la administración de Nicolás Maduro a que eviten tomar ese tipo de medidas que hacen «inviable» la búsqueda de una solución democrática a la crisis e instó a las partes a retomar las negociaciones para dirimir diferencias y alcanzar una salida.

En este sentido, el Ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, Ernesto Talvi, manifestó que a iniciativa de Uruguay, el Grupo Internacional de Contacto (GIC) rechazó la forma como se integró el Consejo Nacional Electoral de Venezuela, “sin participación de la Asamblea Nacional, contra lo previsto en la Constitución y socavando la credibilidad del proceso electoral”.

Por otro lado, el Grupo de Lima cree que la decisión del TSJ vulnera de forma abierta la Constitución y hace dudar sobre el establecimiento de las mínimas garantías para que se lleve a cabo cualquier elección. Además, recordó que la designación del CNE es una potestad única de la Asamblea Nacional e insisten en que la realización de elecciones parlamentarias y presidenciales que sean «libres, justas y creíbles», debe contar con un ente comicial que sea independiente, con la imparcialidad de un TSJ.

Ante esto, el gobierno de Nicolás Maduro respondió a la postura de la Unión Europea, diciendo que sus declaraciones eran «insólita»y acusaron al grupo de veintisiete de “entrometerse” en el funcionamiento de los órganos del poder público de Venezuela.

“No tiene precedentes en la historia (…) Es violatoria de los más elementales principios de Derecho Internacional”, expresaron.
De la misma manera, señalaron a la comunidad europea “de pretender imponer una suerte de supervisión al funcionamiento de las instituciones democráticas de Venezuela”.

En relación a la posición del Grupo de Contacto Internacional, el gobierno venezolano que dicha organización “falleció al nacer”, ya que ha “carecido de utilidad”.

“En las relaciones internacionales los muertos vivientes no suman, ni aportan a las buenas relaciones y a la aproximación positiva a los procesos políticos y sus resoluciones”, señalaron.

R

Si te gustó, compártela: