Musk Twitter

internacionales

Despidos, renuncias masivas, explotación laboral y amenazas: ¿Llegó el final de Twitter?

Hillary Guzmán24 de noviembre de 2022

Antes de las renuncias y despidos masivos, la empresa tenía una plantilla de 7.500 empleados, por el momento algunos trabajadores han declarado que, con suerte, quedarán unos 2.000

Elon Musk es el nuevo dueño de Twitter  llegó implantando nuevas reglas con las que sus trabajadores no están del todo de acuerdo. Todo el panorama se ha tornado turbio entre abusos laborales, amenazas, despidos e incluso renuncias masivas. Por estas razones muchos se preguntan si la red social Twitter está llegando a su fin.

Los datos más recientes apuntan a que Musk ha enviado un correo a todos los trabajadores de Twitter cuyo asunto ya preocupaba a la mayoría: “Una bifurcación en el camino”. Con esto Musk anunciaba que habría una división entre los trabajadores obligándolos a escoger quiénes continuaban (bajo sus reglas) y quienes, simplemente, tendrían que irse sin mayor titubeo.

Lo que decía en el correo

The Washington Post publicó lo que el polémico mensaje decía y de qué trataba su contenido. “En el futuro, para construir un Twitter 2.0 rompedor y tener éxito en un mundo cada vez más competitivo, tendremos que ser extremadamente duros. Esto significará trabajar muchas horas a gran intensidad. Sólo un rendimiento excepcional constituirá un aprobado”, dice Musk en su mensaje institucional.

Partiendo de esta premisa que anuncia muchas horas de trabajo (sin explicar exactamente bajo cuales condiciones) continuaba su mensaje: “Si estás seguro de querer formar parte del nuevo Twitter, por favor, haz clic en el enlace de abajo”. El mensaje era claro, solo quienes estuvieran dispuestos a trabajar “muchas horas a gran intensidad” harían clic. Por supuesto, quienes no aceptaran simplemente saldrían de la empresa. No hubo otras opciones.

Muchos se fueron

Ante aquel escenario amenazante muchos trabajadores optaron por abandonar la compañía. De este modo Twitter se vio obligado a cerrar sus oficinas, temporalmente. El pasado 17 de noviembre.

Aunado al correo, otras acciones terminaron por disgustar a los empleados. El acceso a las herramientas de comunicación interna y a los dispositivos de la compañía fue restringido y hasta eliminaron la posibilidad de teletrabajar: “El teletrabajo ya no es aceptable.Si no te presentas, asumiremos que has dimitido”, fue una de las comunicaciones que recibió el personal.

Además,  Musk también pidió una lista de los trabajadores imprescindibles. Dicha lista dejó por fuera a una plantilla de, al menos, 3.700 empleados.

Qué han dicho los empleados

Sobre lo que está sucediendo internamente también hay amenazas ya que Musk ha invitado a no declarar en redes sociales, ni a la prensa, lo que está pasando. Al parecer hay ciertos acuerdos de confidencialidad que se deben respetar.

Sin embargo, algunos trabajadores y ex trabajadores declararon a la BBC sobre su situación. Estos pidieron no ser identificados.

«No quería trabajar para alguien que nos amenazó por correo electrónico varias veces diciendo que ‘solo los tuiteros excepcionales deberían trabajar aquí’ cuando ya trabajaba entre 60 y 70 horas semanales», dijo una persona a la BBC.

Otra persona dijo que había renunciado a pesar de que estaba preparada para trabajar muchas horas. Igualmente, han declarado que hay una situación particular con un gran número de empleados subcontratados, la mayoría asumieron que están despedidos.

¿Twitter va a cerrar definitivamente?

La persona más rica del mundo se convirtió en directora ejecutiva de Twitter después de comprar la empresa el mes pasado por US$44.000 millones. Efectivamente los cambios eran esperados, aunque no estaba previsto que fueran así de abruptos. Antes de las renuncias y despidos masivos, la empresa tenía una plantilla de 7.500 empleados, por el momento algunos trabajadores han declarado que, con suerte, quedarán unos 2.000.

Sobre si Twitter cerrará definitivamente no hay una respuesta exacta, lo que sí se conoce es que no es la intención de Musk. Incluso, el magnate no parece angustiado por la huida del personal. Hace pocos días ironizó sobre esta situación y dijo en Twitter: «La mejor gente se está quedando, así que no estoy nada preocupado».

Si te gustó, compártela: