Empleada de Google renuncia porque «la agarraron con ella»

el mundo

Empleada de Google renuncia porque «la agarraron con ella»

Foto: AP Photo/Noah Berger/Archivo
10 de junio de 2019

Por un lado está mal que Google haya botado a una empleada por quejarse del acoso sexual dentro de la empresa. Pero por el otro ¿la dama estaría difamando?

A los «agitadores» dentro de las empresas los señalan. A los dueños no les gusta que estén diciendo las cosas malas que hay porque «alebrestan» a los demás. Incluso, pueden hacerte la vida imposible para que te vayas de ahí y dejes «en paz» a los demás.

Eso pasa en una bodega como en empresas grandes. Incluso, en una compañía monstruosamente gigante como Google.

Parece que Claire Stapleton, quien había sido gerente de marketing en Google y su subsidiaria YouTube durante los últimos 12 años, «la fueron» por presuntas represalias en su contra.

*Lee también: Niña usa impresora 3D para crear prótesis para gallinas

Claro, Stapleton alega que como fue una de las organizadoras de un movimiento en noviembre de 2018 para protestar por los casos de acoso sexual en Google, éstos se descobraron.

Pero ya va. A esa movilización -según Hipertextual– se unieron 20.000 personas de Google en todo el mundo. Así que puede que sea cierto que estén siendo víctimas de acoso sexual. Hombres y mujeres, porque también a ellos hay que agregarlos.

La cosa es que después de noviembre, ella dice que empezaron a fregarle la vida.

Ella, junto a Meredith Whittaker, pedían cambios dentro de la empresa para que evitar que siguieran pagándoles para que los acosadores se fueran. Sino que querían algo de justicia.

*Lee también: Dejan a novia vestida y alborotada tras descubrirse que era chavista

Prueba de eso es que ellas sacaron las cartas que la compañía les enviaba por represalias. Stapleton asegura que, dos meses después de la marcha, le pidieron que se tomara una «ausencia médica». No obstante, señala que la petición fue retirada gracias a que contrató un abogado.

¿Qué opinas de eso? Si hay algo malo, hay que decirlo. Y si la empresa se molesta, es «porque ají come».

Se vio obligada a irse el 7 de junio de Google.

Si te gustó, compártela: