hezbola

el mundo

EEUU ofrece $10 millones por información financiera de Hezbolá

Foto: Instituto de Estrategia S.L.P./Archivo
23 de abril de 2019

«Cuando opera, Hezbolá deja detrás un rastro de documentos. Lo que estamos ofreciendo aquí por primera vez es una recompensa por información»

Esta noticia tal vez tenga relación con Venezuela, debido a sus presuntos nexos con el Hezbolá. Y como sabes, esa organización es muy mal vista por EEUU, que la considera terrorista.

Por eso, el 22 de abril puso como en el lejano oeste: Su cartel de «Se busca», además de abrir la oferta de pagar hasta $10 millones por información de sus redes financieras. Todo para saber de dónde vienen los fondos, ahorcarlos y presionar.

Así lo dijo el subsecretario del Departamento del Tesoro, Marshall Billingslea, quien aseguró que su país está dispuesto a pagar a todos los que ayuden a decir quiénes son los que donan dinero al Hezbolá.

Y todo es importante: desde registros bancarios y recibos de aduanas hasta información sobre empresas pantalla de ese grupo. Es la primera vez que EEUU hace esto con la organización, que en 1997 fueron calificados de terroristas.

«Cuando opera, Hezbolá deja detrás un rastro de documentos. Lo que estamos ofreciendo aquí por primera vez es una recompensa por información sobre esos documentos», destacó Billingslea.

Pero ya puso algunos nombres «sobre la mesa» (esa es la frasecita de moda). Son tres los que serían los enlaces del Hezbolá con el narcotráfico, gobiernos corruptos y el sistema financiero. ¿No te suena algo familiar aquí?

Nada, los nombres son Adham Tabaja, Mohammad Ibrahim Bazzi y Ali Youssef Charara. Tan fácil como Pedro o Pablo.

Lo que sabe el Departamento de Estado es que Tabaja mantiene para Hezbolá propiedades en Oriente Medio y África Occidental y, además, es el socio mayoritario de la compañía inmobiliaria Al-Inmaa Group for Tourism Works, que ya fue sancionada en junio de 2015 por Washington.

Mientras que Bazzi, propietario de varias empresas, ha donado a Hezbolá millones de dólares que obtuvo de sus negocios en Europa, Oriente Medio y África.

Y Charara, que es director de la empresa de telecomunicaciones Spectrum Investment Group Holding SAL, es el «encargado de gestionar la riqueza» de Hezbolá.

Al final sí pusieron los carteles de estas personas.

Con información de EFE

Si te gustó, compártela: