EEUU Gemelos

el mundo

Determinan que bebés morochos en EEUU eran de nacionalidad distinta

Foto: Latina Moms/Archivo
23 de febrero de 2019

En EEUU pasan cosas locas en materia legal. Pero las decisiones también son épicas. Todos unos episodios de la Ley y el Orden o Ally McBeal

A veces siento que la Justicia puede ser cuadrada e injusta. Pero al final como que se «endereza» y cumple lo que debe ser cumplido. Y en un país como EEUU, que nos inunda de series y eso, se aprende mucho sobre Derecho. Aunque no lo ejerzas.

Nada. El asunto es que en Estados Unidos ocurrió un caso insólito recientemente. Una pareja homosexual masculina quería tener un hijo. Eso es normal cuando una relación avanza. Bueno, apelaron a una madre sustituta y cada uno de ellos donó esperma. Los óvulos de la misma dama fueron inoculados con el semen de los caballeros.

¿Qué pasó? Esa parte de la historia sí la puedes adivinar. Tuvieron dos hijos y morochos pa’ más ñema. Ethan y Aiden Dvash-Banks son hijos de Andrew y Elad. Andrew es estadounidense y Elad, israelí.

A pesar de haber nacido con dos minutos de distancia en Los Ángeles del mismo útero y con cuatro minutos de diferencia y todo, la Justicia de EEUU se puso «popy». Dijo que solo Aiden era ciudadano de EEUU. ¡Qué cosa tan loca! Todo porque Andrew es ciudadano de ese país.

Cuando les dijeron eso, montaron en cólera. Eso era imposible. Y fueron a demandar, respaldados por una organización pro derechos de inmigrantes LGTBQ. Eso fue contra el Departamento de Estado, acusándolos de «discriminación por parejas binacionales  del mismo sexo al negarles a sus hijos la ciudadanía al nacer”.

Es decir, que por qué les niegan la ciudadanía a los hijos de parejas homosexuales que no son completamente de EEUU.

¡Qué tipos! Como diría alguien que conozco.

En fin, la Justicia de EEUU como que se lo pensó mejor y un juez federal de California estableció que Ethan, al igual que su hermano Aiden, era ciudadano estadounidense por nacimiento.

Por fin arrimaron una pa’l mingo.

Con información de Publimetro

Si te gustó, compártela: