Alumnos de primaria y secundaria en Francia son obligados a ir a clases

el mundo

Alumnos de primaria y secundaria en Francia son obligados a ir a clases

Foto: Sputnik/Archivo
A simple vista22 de junio de 2020

Blanquer insistió en que el confinamiento ha sido «una catástrofe educativa mundial» por las decenas de millones de estudiantes que se han quedado desescolarizados

El ministro de Educación de Francia, Jean-Michel Blanquer, informó este lunes que los alumnos de primaria y secundaria regresan a las aulas de forma obligatoria hasta las vacaciones de verano, que se tienen previsto tomar en 15 días, para que el contacto entre profesores y alumnos se vuelva a obtener, especialmente con el 4% que se ha quedado descolgado durante el confinamiento.

Blanquer recalcó que los alumnos no pueden quedarse sin clase de marzo a septiembre, por lo que espera que en las dos próximas semanas los 6,7 millones de estudiantes de primaria y los 3,3 millones de secundaria asistan presencialmente.

Destaca el artículo reseñado por Unión Radio que las medidas sanitarias se han flexibilizado mucho para alcanzar el objetivo, como por ejemplo en preescolar, donde no hay reglas de distanciamiento entre niños de la misma clase.

En el resto de cursos desaparece la regla que preveía un espacio de 4 metros cuadrados por cada uno y un máximo de 15 estudiantes por clase. A partir de ahora basta con una distancia lateral de un metro en las aulas. Sí se mantiene la obligatoriedad de mascarilla para los estudiantes de más de 11 años (y de los profesores).

Blanquer insistió en que el confinamiento ha sido «una catástrofe educativa mundial» por las decenas de millones de estudiantes que se han quedado desescolarizados, aunque afirmó que Francia es uno de los países que mejor ha respondido a ese problema ya que tiene «una de las tasas más bajas de Europa» de alumnos que se han quedado descolgados del sistema escolar.

En concreto, calculó que, si al comienzo del confinamiento eran un 8 %, cuando se inició la desescalada el mes pasado ese porcentaje había conseguido reducirse a la mitad, lo que en números absolutos representa 500.000 alumnos, que constituyen «la primera de las prioridades» de la vuelta a clase y de la preparación del curso próximo.

Pese a que solo quedan dos semanas para las vacaciones, Blanquer justificó el retorno de los alumnos a sus centros escolares porque «cada hora, cada día de clase cuenta», porque los profesores deben conocer la situación de sus alumnos y porque «hay una dimensión psicológica que no hay que menospreciar».

R

Si te gustó, compártela: